No soy mucho de comentar las jugadas de la industria, la verdad. Solo lo hablo con un par de colegas con los que pocas discrepancias tengo, pero la verdad es que cada vez que miro mis webs de cabecera para informarme sobre videojuegos y tecnología, siento que o me hago viejo y no entiendo lo que está pasando o las empresas se han metido unas cuantas rayas coca… y de las buenas.

Ya no es lo mismo

Centrándome en lo que a videojuegos se refiere y pese a ser desarrollador indie, la verdad es que cada vez ando más perdido; y no es que no esté al día de las noticias, que las miro a todas horas, sino que siento que esa felicidad de coger un mando y estar horas y horas delante de un mando se ido diluyendo tras dejar aparcada a mi GameCube morada en la estantería. De hecho he pensado durante mucho tiempo que no hace falta juegos con gráficos increíbles sino simplemente buenos juegos en el que la originalidad o las emociones que te transmitan sean más importantes que la resolución en la que juegas al juego. De hecho todavía hoy, se me ponéis un Mario Kart Double Dash, Chibi Robo o un DK Jungle Beat de GC, os puedo asegurar que lo pasaría teta durante muuuucho tiempo. Tampoco quiere decir que puntualmente aparezca un juego realmente interesante que merezca la pena comprar pero lo cierto es que cada vez encuentro menos de mi gusto.

Sea como fuere, esa fue la última vez que Nintendo me embelesó con una consola de sobremesa y el principio de un cambio de rumbo.

66677-mario_kart_double_dash-3

En un pasado no muy muy lejano

Tras GameCube, Nintendo apostó por buscar diferentes formas de jugar, dejando a un lado la potencia gráfica mientras que la competencia, que era más conservadora, simplemente apostó por consolas con mayor potencia gráfica y la integración de un online en condiciones. Teniendo en cuenta que ambas opciones son válidas y respetables ya que lo importante es el catálogo, lo que está claro es que la gran N empieza a jugar en una liga diferente de la que no ha sabido o querido salir hasta llegar al punto en el que ha perdido gran parte del apoyo de las third parties y como suele hacer, abandona a la consola a falta de meses del lanzamiento de su sucesora, lo que sumado al escaso catálogo que tiene, sea una consola desaprovechada... Me pregunto donde están los Metroids, los F-Zeros, los RPGs,… o cualquier otro juego que en generaciones pasadas sabías que iban a anunciar tarde o temprano.

Por otro lado, Sony y Microsoft con el tiempo se vieron forzadas por las desarrolladoras a lanzar sus Ps4 y Xbox One. Resulta triste que empresas del calibre de Ubisoft vean que las ventas bajen y en vez de desarrollar nuevas IPs, presionen a las compañías a lanzar un nuevo hardware para seguir vendiendo “nuevos” Assassin’s Creed. Lo curioso de todo es que esas nuevas consolas no ofrecían un gran cambio generacional como podía ser el paso de una Xbox a una Xbox360, sino que los gráficos lucían algo más bonitos, con partículas y luces por doquier, etc pero a nivel poligonal no distaba demasiado de la generación anterior. Es decir, que parecían que eran más que unas PS3.5 y Xbox360.5 con cierta mejora gráfica, partículas, etc… en fin, algo de “maquillaje” bonito y que por ahí he leído refiriéndose al tema en plan gracioso como “brillis brillis” xD.

Al rico Teraflop

Actualmente el ciclo generacional se ha roto por completo.
Nintendo sigue en su mundo de la piruleta. No hace mucho anunció Switch, una Wii U híbrida (se dice que tendrá de 1 a 1,4 teraflops… ojalá) en un vídeo que me dejó bastante frío y, porqué no decirlo, preocupado por no querer volver a repetir la experiencia de WiiU: una decena máximo de juegos potables, unos cuantos ports/remasterizaciones y explotar la nostalgia de sus seguidores con Amiibos, Nintendo NES Mini, etc… que sí, todos acabamos comprando en más o menos medida… pero que cada vez las ganas de que nos tomen el pelo es cada vez menor.

Por su lado, la competencia ha entrado en la guerra estúpida de los Teraflops y las resoluciones 4K con sus Ps4Pro , Xbox One S de 4 y 1.4 teraflops respectivamente  (revisiones que en mi opinión, es lo que deberían haber sido la Ps4 y One de inicio) y la futura Scorpio con 6 teraflops. Pues bien, la primera no puede correr juegos 4K nativos sino que es un reescalado y no tiene reproductor 4K. La segunda sí tiene reproductor 4K pero no puede correr juego en dicha resolución, y la última que parece que sí correrá juegos en 4K nativos aunque la competencia dice que necesitarían 2 teraflops más… en resumen… para qué tantos teraflops si no puedes reproducir juegos nativos en 4K?

Solo había que ver la triste presentación de Ps4Pro para ver que había algo que cojeaba y que ni la misma Sony sabía que decir para lucir su vitaminada Ps4… triste… muy triste… Ya no solo no enseñaron algún juego nuevo original y de calidad sino que tampoco tiraron de artillería pesada. Tan difícil es sacar una secuencia del remake de Final Fantasy VII o del Kingdom Hearts 3 para subir el listón y que los fans tuvieran algún que otro orgasmo? xD

header_nextgen

Como pez fuera del agua

Ante tal situación la verdad es que no hay ninguna consola como tal que me llame la atención. La Switch, tras ver lo que ha pasado con Wii U ni me ilusiona ni me genera confianza y prefiero ver cómo evoluciona la cosa para ver si merece realmente la pena y la One S me parece una tontería comprarla ya que a finales del año próximo sale su sucesora. En cuanto a la Ps4 sí que tengo pensado comprarla ya que hay unos cuantos juegos que me interesan pero sigo sin tener claro el modelo a elegir, lo cual denota la chapuza que ha hecho Sony con su revisión estrella.

A mi modo de ver, Ps4Pro es una consola que está en tierra de nadie, que no ofrece lo que debería y que Sony para quitarse el muerto de encima pasará este problema a los desarrolladores, los cuales tendrán que hacer varias versiones de un mismo juego (como podrían ser 1080p 30fps, 1080p 60fps, pseudo 4K con muchos brillis brillis con bajo rate, hdr etc) lo cual me parece un coste extra que más de un estudio tendrá que sufragarlo de alguna forma (véase parches de pago) a no ser que hagan un simple reescalado… y en tal caso… para qué comprar una Pro? Tan poco claro veo la cosa que igual compro una Slim de oferta porque son capaces de anunciar la Ps5 en 2018 tras el lanzamiento de Scorpio.

Por otro lado, pese a que para mi lo más importante son los juegos y Microsoft aquí sale escaldada (sobretodo si te gustan los juegos japoneses), la verdad es que su jugada de me parece la más acertada. Es decir, aguantar hasta finales de 2017 con el 900p/1080p mientras el 4k (y las tvs) se asientan, haciendo que los costes sean más baratos y tenga un target mucho más amplio.

Y con ésto acabo esta parrafada. Si alguien me pregunta si es mejor comprar una Switch, Ps4Pro o One S yo os recomiendo… una Nintendo NES Mini 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *